Inseminación artificial, ¿qué es?

Si no podés quedar embarazadas, la inseminación artificial puede ser una opción, pero ¿qué es?

La inseminación artificial es una técnica sencilla que se realiza en parejas con problemas de fertilidad muy concretos.

¿Será el adecuado para vos? ¿Es muy caro o complicado? ¿Cómo se hace? Te contestamos estas y otras preguntas:

Lo primero que se tiene que diagnosticar cuando se inicia la consulta por inseminación artificial es la causa de la infertilidad. Por ejemplo, un hombre con un número normal de espermatozoides que es incapaz de tener relaciones sexuales, tiene mayor oportunidad de lograr embarazo con inseminación artificial que otro con un número bajo.

Por otro lado, el factor femenino tiene un papel importante. Pacientes con edad mayor de 35 años tienen una tasa menor de éxito en la inseminación artificial

El proceso de inseminación artificial consiste en la introducción de espermatozoides en el útero femenino por medio de una pequeña jeringa, durante el período próximo a la ovulación. El semen puede pertenecer a tu pareja o proceder de un banco de semen cuando la esterilidad es causa del hombre. Antes de aplicar esta técnica, debés someterte a un tratamiento hormonal para estimular la ovulación.

Una vez finalizado el proceso, debés permanecer acostada por un corto tiempo. Más que un dolor, las mujeres que lo han hecho lo describen como una leve incomodidad, ya que el catéter es bastante delgado. Quizá tengas un leve sangrado, pero podés proseguir con tus actividades normales sin ninguna restricción.

Las tasas de éxito para la inseminación artificial humana varían según el tipo de problema de fertilidad que se trata y la edad de la paciente. La probabilidad de quedar embarazada mediante este procedimiento va desde el 5 al 25 por ciento con cada ciclo menstrual.

De todas las técnicas de reproducción asistida, la inseminación artificial es la menos invasiva y la menos costosa. Siempre recomendamos consultar a tu médico de cabecera antes de cualquier procedimiento de este tipo.


Compartí este artículo

¿Tenés una duda médica?

Consultá a un especialista. Podés hacerlo ahora mismo desde el Club.

CONSULTÁ A UN ESPECIALISTA