Alcohol y tabaco en el embarazo

El embarazo es un período muy importante, como para pensar sobre el estilo de vida, hábitos y alimentación, y sobre cómo ello afectará tanto a la mamá  como a su bebé.

Es también una oportunidad  para considerar si se desea , adoptar hábitos saludables y nunca será demasiado tarde para hacerlo.

Entonces, ante la noticia del embarazo, Felicitaciones!

Todo embarazo merece un buen brindis... con agua fresca.

El consumo de alcohol en el embarazo es la primera causa prevenible de defectos congénitos y trastornos del desarrollo. Por eso es conveniente  evitar todas las bebidas alcohólicas y esto incluye la cerveza el vino, y también el “beber moderadamente o en forma esporádica” .

No existe un nivel seguro de alcohol, que no genere riesgos para el bebé. Lo propio ocurre con el tabaquismo, con sus múltiples riesgos. Por otra parte, el alcohol es un tóxico totalmente soluble en agua, siendo su forma más frecuente el alcohol etílico, el cual se encuentra en las bebidas alcohólicas en proporciones que varían entre el 5 y el 55 % ó más  en relación con la cantidad de agua; la cerveza hasta un 10 %, el vino entre el 10 y 20 %, y las bebidas fuertes entre el 40 y 55 %. Es indudable como se dijo anteriormente que el consumo habitual de alcohol en las madres puede desencadenar problemas en la descendencia de diversa magnitud.

Recordar que tanto la nicotina como  el alcohol llegan al feto a través de la placenta.

Es importante insistir en que  el hábito de fumar en las embarazadas ocasiona diversos efectos adversos en el feto. Es por eso que toda embarazada fumadora debería solicitar ayuda médica para dejarlo de inmediato El cigarrillo posee  una serie de componentes orgánicos, químicos y nocivos, siendo la nicotina y el  monóxido de carbono las sustancias más conocidas. Múltiples estudios epidemiológicos han relacionado el hábito de fumar materno con una mayor incidencia de complicaciones obstétricas,  como el bajo peso al nacer , alteraciones en el  crecimiento intrauterino, trabajo de parto pretérmino, entre otros. Alguno de los  los mecanismos vinculados a estos desordenes podrían relacionarse con menor aporte de nutrientes. Por otra parte se observa  que los hijos de padres fumadores tienen dos veces más frecuencia de enfermedades respiratorias que los hijos de padres que no fuman.

 

Entonces…. Solo resta tomar la decisión, teniendo en cuenta también que en  ambiente de fumadores, la exposición causa los mismos efectos.


Compartí este artículo

¿Tenés una duda médica?

Consultá a un especialista. Podés hacerlo ahora mismo desde el Club.

CONSULTÁ A UN ESPECIALISTA