Estimulación en el primer trimestre

Se habla mucho de la estimulación a los bebés, pero ¿cómo hacerlo cuándo son chicos?

Durante el primer trimestre de vida, tu bebé te sorprenderá con cambios enormes día a día. Pasará de estar durmiendo gran parte de la jornada a lograr poco a poco interesarse y visualizar mejor todo lo que sucede a su alrededor. También tendrá un mejor manejo de sus propias extremidades. Por eso acá te dejamos algunos de los principales logros de cada mes y tips para que puedas estimularlo.

Durante el primer mes de vida, sus cinco sentidos están recibiendo los estímulos y procesando informaciones, pero solo a nivel básico ya que, por ejemplo, lo que ve son sombras a medio metro de distancia. Una buena forma de estimularlo en esta etapa es mostrarle juguetes que tengan luz y sonido, ya que puede reconocerlos y seguramente lo alegrarán. También podés ir recorriendo la casa con él para reconocer los diferentes sonidos que se escuchan, pero recordá que es muy sensible a los cambios  bruscos, así que si se asusta y llora lo que podés hacer es hablarle cariñosamente para calmarlo.

El segundo mes de vida es el momento en que empezará a emitir sus primeros sonidos, como “uh”  y “ah”, y también sus primeras sonrisas. Si le hablás, se va a divertir mucho y en algunos casos puede ser que sonría como respuesta a tu propia sonrisa. Estimularlo con sonidos como los de los sonajeros o con figuras grandes como las de los móviles colgados en su cuna es una excelente idea, pero nada superará a las monerías que puedas hacerle vos misma o tus amigas cuando intentan que emita algún sonido.

Durante el tercer mes de vida su oído está mucho más maduro, al punto que verás que abre mucho  los ojos, frunce el ceño y presta total atención cuando surge un ruido nuevo. En esta etapa ya ve el mundo en colores, por lo que las formas muy coloridas le van a llamar su atención. Recordá siempre que lo que le des para jugar sea suficientemente grande para que no entre en su boca, pues es probable que intente meterlo en ella. Va a disfrutar mucho de los paseos a upa, y como reconoce ya las voces más familiares le encantará que le hables y le sonrías. Ya comienza a darse cuenta de que si mueve algo, eso puede provocar un ruido, con lo cual los sonajeros son grandes aliados en esta etapa.

¿Qué actividades le gustan a tu bebé? ¡Contános!


Compartí este artículo

¿Tenés una duda médica?

Consultá a un especialista. Podés hacerlo ahora mismo desde el Club.

CONSULTÁ A UN ESPECIALISTA