Noches de insomnio

En el tercer trimestre muchas embarazas pasan noches en vela: ¿qué hacer?

Cuando pensamos en un embarazo, es común que relacionemos el insomnio con el período posterior al parto, cuando el bebé ya nació y hay que levantarse a darle de comer o tranquilizarlo cuando llora. Sin embargo, las noches en vela también son muy normales durante el tercer trimestre del embarazo.

La causa más obvia del insomnio es el crecimiento de la panza. A medida que el bebé crece, hallar una posición cómoda para dormir se vuelve cada vez más difícil. Otra causa es la necesidad más frecuente de orinar, dado que el mayor volumen de sangre genera una mayor actividad de los riñones y que, al mismo tiempo, el feto presiona la vejiga. También pueden generar molestias el mayor ritmo cardíaco y las dificultades para respirar, o el malestar muscular de las piernas por el mayor peso del cuerpo. Es decir, hay una gran cantidad de causas que pueden afectar el sueño de la embarazada durante el último trimestre.

Entonces, ¿qué hacer cuando notamos que el sueño se nos está volviendo cada vez más esquivo? Algunos consejos te pueden ayudar a obtener un mejor descanso:

•    Buscá la posición que te quede más cómoda: intentá acostumbrarte a dormir de costado desde el principio del embarazo. A medida que crece la panza, la posición más cómoda es de costado y con las rodillas dobladas. Algunos médicos incluso recomiendan dormir del lado izquierdo, ya que esto beneficiaría la circulación de la sangre y reduciría la presión sobre el hígado. Una buena forma de acostumbrarse y no cambiar de posición por las noches –algo que también interrumpe el sueño en el último trimestre- es poner almohadones detrás de la espalda.

•    Poné un almohadón debajo del abdomen o entre las piernas: esto puede aumentar la comodidad al dormir y también relajar los dolores de piernas y espalda durante el embarazo.

•    Evitá las bebidas que contengan cafeína: el té, el café o las bebidas de cola tienen cafeína y pueden impedirte el sueño. Por eso, durante tu embarazo, restringí la ingesta de estos líquidos y procurá tomarlos sólo a la mañana.

•    Tratá de no tomar mucho líquido ni de comer muchos alimentos antes de ir a dormir: para muchas embarazadas ha sido un buen sistema comer mucho en el desayuno y el almuerzo y tener cenas más pequeñas. En el caso de que tengas náuseas, quizás convenga comer sólo unas pocas galletitas de agua.

•    En el tercer trimestre del embarazo acostumbrate a dormir y despertarte en horarios fijos.

•    Realizá actividades relajantes antes acostarte, como ver televisión o leer una revista o un libro.

•    Si te sentís muy estresada y eso es lo que no te permite dormir, una buena opción es participar de clases para embarazadas. Estar con otras mujeres que viven la misma situación que vos y compartir experiencias te puede ayudar a relajarte.

•    Si a pesar de todo no podés conciliar el sueño, no te desesperes. En caso de desvelarte buscá alguna actividad para hacer. Frecuentemente, después de un rato de estar haciendo algo el sueño vuelve.


Compartí este artículo

¿Tenés una duda médica?

Consultá a un especialista. Podés hacerlo ahora mismo desde el Club.

CONSULTÁ A UN ESPECIALISTA