Sexo en el embarazo

Estar embarazada y disfrutar del sexo es posible: ¿querés saber por qué?

Muchas parejas creen que durante el embarazo la actividad física en general y la sexual en particular tienen que ser abandonadas. Todo lo contrario: el embarazo no es una enfermedad, es un estado fisiológico donde las recomendaciones para una vida sana pueden aplicarse perfectamente, salvo que por alguna razón específica tu medico te indique hacer reposo.

Durante el primer trimestre, es posible que sientas náuseas y fatiga, y durante el tercer trimestre te podés llegar a sentir demasiado pesada e incómoda como para realmente sentir un cambio en tu deseo sexual.

Pero durante el segundo trimestre aumenta tu flujo sanguíneo en el área pélvica, provocando que tus genitales se encuentren mucho más sensibles, lo que significa una mayor sensibilidad durante el sexo.

Adicionalmente, las hormonas del embarazo y los andrógenos contribuyen a acrecentar la libido y logran que tengas más deseos de tener relaciones sexuales que antes de quedarte embarazada.

Seguramente, también te habrás preguntando si tu bebé siente algo durante el sexo. No te preocupes porque no le puede ocurrir nada negativo ni peligroso porque está protegido dentro de una cápsula protectora que lo aísla perfectamente, por lo que es posible mantener relaciones casi hasta el nacimiento.  

Sugerencias para compartir con tu pareja:

  • Comunicarte con tu pareja sobre tus necesidades de manera abierta y afectiva. Hay que tener presente las inquietudes de él además de las tuyas. Si trabajan juntos, podrán encontrar la manera de hacerse feliz el uno al otro.
  • Déjense guiar por lo que les gusta y la comodidad de los dos. Si hay algo que no les resulta bien a uno de los dos, cámbienlo.

¡No pierdan el sentido del humor!

Ante cualquier duda consultá con tu obstetra, quien te podrá guiar al respecto


Compartí este artículo

¿Tenés una duda médica?

Consultá a un especialista. Podés hacerlo ahora mismo desde el Club.

CONSULTÁ A UN ESPECIALISTA