¡¿Qué me pongo?!

La panza crece y la ropa ya no te queda: ¿qué podés hacer para estar divina y cómoda a la vez?

No podemos evitarte las náuseas, el sueño, el aumento de peso… Pero sí podemos darte trucos para que te puedas adaptar y seguir estando linda en esta nueva etapa de tu vida.

Nada de ocultarse. ¡Estamos embarazadas! Esta situación es única y muy especial para nosotras,  por ello debemos disfrutarla al máximo.

La ropa se debe de ajustar al mes de embarazo en el que estás. Los primeros meses podés aprovechar la ropa normal pero con un talle más. Si la primera temporada es verano, podés elegir vestidos y polleras sueltas. Si es invierno te pueden ayudar abrigos por debajo de la cintura y pantalones que se ajusten a la panza con un elástico muy suave y poco apretado.  Tu cuerpo está sometido a grandes cambios, por esto, te aconsejamos darle a tu panza esa atención especial que se merece.


Usar telas finas y livianas. Debido a que la temperatura corporal aumenta un par de grados en el embarazo, recomendamos utilizar tejidos naturales y finos y livianos. En invierno podemos optar por vestirnos con varias capas, utilizando estos mismos tejidos.


Accesorios. Para evitar gastarnos verdaderas fortunas en ropa de embarazada que en muchos casos nunca  volveremos a usar, una opción sencilla para no perder el estilo durante nuestro intenso proceso son los accesorios. A través de las bufandas, collares o aros podemos aportar el toque de color que alegrará nuestra imagen.


Respecto a los zapatos, se recomiendan todos los que sean cómodos, no muy apretados y, por motivos obvios, los médicos suelen aconsejar evitar los tacos muy altos. Con respecto a las Carteras, se recomienda evitar que sean muy grandes por dos motivos: liberarnos de cargas extras y volúmenes que no necesitamos y que podrían aportar dolores no deseados.

 


Compartí este artículo

¿Tenés una duda médica?

Consultá a un especialista. Podés hacerlo ahora mismo desde el Club.

CONSULTÁ A UN ESPECIALISTA