Yoga para la pareja embarazada

Siempre se habla del yoga para las embarazadas, pero ¿sabías que también podés practicarlo con tu pareja?

El yoga es una actividad que suele recomendarse para las embarazadas, ya que se trata de un ejercicio moderado que ayuda mucho a desacelerarnos y tomar conciencia de lo que sucede en nuestro propio cuerpo. Es por eso que a partir de esa propuesta básica se fueron sumando muchas otras, como por ejemplo, las de incluir al papá o la pareja en una actividad conjunta.

Cuando  realizás yoga junto con tu pareja se alimenta la confianza entre ambos y se produce un encuentro de armonía y relajación conjunta ¿no te parece una propuesta genial? Como la actividad tiene como centro la respiración, esto hace que tomes mayor conciencia de lo que pasa con tu cuerpo y tu bebé, durante un momento en que tu pareja también está allí lo que resulta en una conexión y comunicación más profunda entre ambos.

Además de las prácticas de respiración, y dependiendo el trimestre en el que te encontrás y las características de cada escuela, suelen realizarse también ejercicios físicos, técnicas de relajación y visualización, uso de mantras y meditación. Más allá del momento del embarazo, estas son actividades que a ambos integrantes les vendrán muy bien si los toman como ratos dedicados a una tarea conjunta y placentera que mejora la calidad de vida pues reduce el estrés.

Asimismo, a vos como embarazada te ayuda mucho con algunas molestias físicas que aparecen en el embarazo, pues mejora la circulación y la digestión, fortalece tu capacidad respiratoria, te hace sentir más segura y serena para atravesar luego el momento del parto y vas a conocer mejor las posibilidades de tu cuerpo para saber cómo esforzarte sin lastimarte.

El apoyo de tu pareja durante las clases conjuntas te transmitirá seguridad a vos y tu bebé al tiempo que para él será una experiencia que le permitirá entender mucho mejor los cambios físicos y emocionales por los que estas atravesando. Asimismo, tu pareja puede aprender en las clases a dar masajes que permitan relajarte y a tu bebé sentir las caricias del papá.

Eso sí, recordá que antes de practicar cualquier ejercicio le tenés que pedir permiso a tu obstetra, ya que él sabe mejor que nadie qué es lo mejor para tu salud.

Y vos ¿Ya tuviste oportunidad de  probarlo?


Compartí este artículo

¿Tenés una duda médica?

Consultá a un especialista. Podés hacerlo ahora mismo desde el Club.

CONSULTÁ A UN ESPECIALISTA