Depresión posparto: lo que hay que saber

La llegada de un hijo moviliza en la embarazada una variedad de sentimientos nunca antes experimentados. En general, suponemos que todas estas emociones nuevas serán felices, pero la realidad es que en muchas mujeres se produce una mezcla de sensaciones negativas que – según su gravedad – configuran el cuadro clínico de lo que se conoce como depresión posparto

La depresión posparto es una alteración del estado de ánimo que se inicia dentro de las primeras semanas o meses después del parto y  afecta aproximadamente a un 10 o 15% de las mujeres.

Es importante distinguir entre la depresión y la “disforia post parto”, afección más frecuente que desaparece espontáneamente luego de las primeras semanas. Consiste en la presencia de algunos síntomas depresivos que aparecen entre 48 a 72 horas después del parto,  son de menor intensidad y en general desaparecen a las dos semanas.

 ¿Cuáles son sus síntomas?

La depresión post parto se caracteriza por alteraciones del estado de ánimo en que predominan sentimientos de tristeza. Puede manifestarse también como irritabilidad y llanto fácil. La madre teme y sufre por sentirse incapaz de cuidar adecuadamente a su hijo y experimenta sentimientos contradictorios con el bebé: por un lado un cariño intenso y por otro lado un desapego tal que puede llegar hasta un profundo rechazo por el recién nacido. Estos sentimientos le producen una culpa tal que profundizan la sensación de angustia. A estos síntomas específicos pueden además sumarse otros asociados a todo tipo de depresiones: desgano, pérdida del apetito, insomnio o hipersomnia, pérdida del deseo sexual e ideación suicida.

¿Qué hacer al detectarla?

Es muy probable que la madre se sienta muy avergonzada de los sentimientos que le produce la depresión y tienda a negar lo que le está pasando. Entender que se trata de una enfermedad, que es frecuente y que tiene cura es fundamental para comenzar a relajarse y buscar ayuda. Al detectarse que una puérpera está atravesando una depresión posparto es fundamental que se realice una consulta urgente con el especialista. Muchas veces se requiere de un abordaje psicológico y psiquiátrico simultáneo, de acuerdo al nivel de gravedad al que haya llegado la depresión.  Más allá de buscar la ayuda médica y psicológica, que será crucial para dejar atrás la depresión, es importante también que la madre esté tranquila y pueda recibir el apoyo de su pareja y familiares. Todo su entorno debe brindarle ayuda tanto para reemplazarla en el cuidado del bebé como también para brindarle sostén afectivo y contención.

La detección temprana es fundamental para ser tratada de inmediato, de forma  que no arrastre consecuencias a largo plazo en el niño y la familia. De extenderse demasiado en el tiempo los daños son más difíciles de revertir. En casos extremos, puede llegar a generar en el niño grandes trastornos de aprendizaje y conducta durante su proceso de escolarización.  Haciendo el tratamiento adecuado con profesionales idóneos, se ven resultados positivos en muy poco tiempo, en general en pocas semanas o meses, y no deja secuelas irreversibles en la madre ni en el niño. Por ello, es muy importante que la madre esté prevenida y atenta, y saber que todas las mujeres están potencialmente expuestas a sufrir estos síntomas ya que convertirse en madres les hace experimentar millones se sensaciones y sentimientos nuevos. Positivos y de los otros.



Compartí este artículo

¿Tenés una duda médica?

Consultá a un especialista. Podés hacerlo ahora mismo desde el Club.

CONSULTÁ A UN ESPECIALISTA