Embarazada y de vacaciones

Llega el calor y todos queremos vacaciones, las embarazadas incluídas. ¿Pero qué cuidados especiales debés tener?

Nada mejor que disfrutar de la doble alegría del embarazo y las vacaciones con un buen descanso alejado de las rutinas diarias. Salvo contraindicación médica, se pueden realizar viajes largos hasta casi el final del embarazo.

Pero para planificar las vacaciones hay que tener en cuenta algunos consejos.

A organizarse

Previo al viaje, hay que realizar ciertas actividades para que todo salga bien:

  • Ante todo, hay que consultar con el obstetra que lleva nuestro embarazo y escuchar sus recomendaciones para saber qué se puede o no se puede hacer. Junto con los estudios complementarios, tu médico sabrá orientarte sobre los destinos que podés elegir y hasta donde podés viajar.
  • Analizar adónde viajar, dejando de lado las improvisaciones  y el turismo aventura. Hay que chequear la cobertura médica que tienen los destinos que se eligen y los servicios que se ofrecen en los alojamientos. Si estás en las últimas semanas de embarazo, no es recomendable alejarse mucho del hogar. Conviene estar a menos de 500 km de distancia por si se precisa un traslado de último momento.
  • Entre los destinos elegidos, hay que chequear cuáles son las vacunas necesarias para viajar al lugar elegido. Esto también hay que consultarlo con tu obstetra, ya que sabrá cuáles son las vacunas y medicamentos que podrás aplicarte y cuáles no.
  • Antes y después de viajar es recomendable descansar, por lo que las actividades turísticas hay que realizarlas el día siguiente.


Disfrutando de las vacaciones


Si vos y el papá son gente precavida,  para cuando lleguen las vacaciones ya habrán realizado la consulta con el obstetra, elegido el destino y el medio de locomoción para llegar. Ahora hay que recordar que este es un momento para relajarse y, si sos primeriza, disfrutar de los últimos días como pareja sola. También es un buen momento para que la pareja se aleje de la rutina y se prepare para la llegada del bebé. Por esta razón, ahora les dejamos algunos consejos para disfrutar al aire libre sin contratiempos.

  • Cuidado con el sol: es recomendable no exponerte demasiado tiempo,  y hacerlo solo en los horarios de menor intensidad de sol. Para evitar las temidas manchitas en la piel, usá también un protector solar de factor alto, especial para pieles sensibles. Además, si hay temperatura alta y ambiente sofocante, es mejor que descanses en un lugar fresco y solo realices actividades cuando el sol descienda.
  • Los alimentos y bebidas: consumí solo aquellos alimentos que tengan un adecuado tratamiento en la cadena de refrigeración y aquellas verduras que hayan sido bien limpiadas. En el caso del agua, tomá agua potable y, ante la duda, solo agua embotellada.
  • Las caminatas: Nada más romántico que realizar caminatas a la orilla del mar ¿no? Recordá hacerlas durante la mañana temprano o tarde en el atardecer. Si precisás descansar, hacelo las veces que lo creas necesario.
  • El mar y el río: Aunque estés rodeada de gente, lo mejor es mantenerte en donde hagas pie, ya que no es momento para sufrir sustos. Con respecto al mar y sus olas, no entrés cuando esté picado y con olas grandes; y cuando esté calmo tené cuidado de que no golpeen tu panza.


Compartí este artículo

¿Tenés una duda médica?

Consultá a un especialista. Podés hacerlo ahora mismo desde el Club.

CONSULTÁ A UN ESPECIALISTA