El divorcio y los chicos

¿Cómo manejamos un divorcio afectando a nuestros hijos lo menos posible?

Para una pareja divorciarse nunca es fácil, y menos si tienen hijos chicos. La tensión que provoca la separación hace que muchas veces se intensifique el conflicto entre los miembros de la antigua pareja. Pero un ambiente de conflictos continuos y faltas de amor y de respeto es muy perjudicial para el desarrollo de los niños. Por eso, es importante que los padres de niños pequeños que estén atravesando un divorcio asuman ciertos compromisos para garantizar el bienestar de los niños. En esta nota, ofrecemos algunos consejos para lograrlo.

¿Qué sienten los hijos cuando sus padres se divorcian?

Aquí vamos a diferenciar entre los bebés que todavía no han cumplido un año y los niños de 1 a 3 años.

Los bebés no logran comprender las razones del conflicto. Sin embargo, pueden sentir los cambios en el ambiente: notan la tensión del hogar, los cambios emocionales de los padres y la ausencia de alguno de ellos. Estas situaciones pueden afectarlos en su desarrollo emocional e intelectual. En general, los bebés demuestran sus sentimientos a través de irritabilidad, nerviosismo, pérdidas de apetito o retrasos de desarrollo. En esta etapa también es importante que los padres estén atentos al modo en que juegan sus hijos, ya que en la indiferencia o falta de atención que presten a esta actividad puede manifestarse el sufrimiento de los bebés.

Los niños de 1 a 3 años, además de poder percibir los conflictos igual que los bebés, pueden echarse la culpa de la separación de sus padres. A esta edad los niños creen que todo gira alrededor de ellos: es posible que relacionen el divorcio con algún mal comportamiento que hayan tenido en el pasado. Su angustia puede manifestarse en el llanto excesivo, en el apego extremo y en dificultades para dormir tales como las pesadillas o la repetida falta de contención de la orina durante el sueño.

¿Cómo podemos ayudar a nuestros hijos?

Los especialistas coinciden en algunos consejos para ayudar a los hijos pequeños a sobrellevar de la mejor manera un divorcio:

Comunicación entre los padres y los hijos
:

Es importante que los padres pregunten constantemente a sus hijos cómo se sienten y qué piensan. Deben dejar de lado sus propios sentimientos para poder escuchar y ayudar mejor a los chicos. También es fundamental aclararles, cuando ya son un poco más grandes, que el divorcio no es culpa de ellos. El lenguaje utilizado debe adaptarse a la edad de cada niño: cuanto más joven, más simples deben ser las palabras.  

No poner a los niños en medio del conflicto de la pareja:

Es importante mantener alejados a los niños de los conflictos entre los padres. Ellos no tienen la culpa de la situación, y por lo tanto no deben ser utilizados para afectar al otro padre. A veces los chicos son enviados como mensajeros o espías; esta manipulación no hace más que lastimarlos. Los diálogos deben ser establecidos entre los padres, siempre tratando de tener en cuenta qué es lo mejor para sus hijos. Asimismo, hay que evitar exponerlos a discusiones o a que escuchen que se habla mal sobre el otro miembro de la pareja. A ningún niño le gusta que critiquen a uno de sus padres; escuchar palabras contra alguno de ellos lo enfrentará contra aquel que las haya dicho.

Demostrarle cariño a nuestros hijos

Es fundamental que los padres hagan saber a sus hijos cuánto los aman. Además de expresarlo con palabras, deben dedicarles tiempo, jugar con ellos, acariciarlos, protegerlos. Este tiempo compartido es relevante sobre todo para los bebés, ya que en los primeros meses de vida es cuando los niños comienzan a establecer sus vínculos afectivos con los padres.

Buscar ayuda


Muchas veces el divorcio es tan angustiante que los padres no tienen el ánimo suficiente para ayudar a sus hijos. En estos casos, es bueno buscar la ayuda de psicólogos, psiquiatras, grupos de apoyo, familiares o amigos cercanos. Las situaciones difíciles se hacen más llevaderas si se recibe el acompañamiento de los seres queridos o de los profesionales en el tema.

Fuentes: Kids Health, Nuestros Niños, Helpguide.org.

 


Compartí este artículo

¿Tenés una duda médica?

Consultá a un especialista. Podés hacerlo ahora mismo desde el Club.

CONSULTÁ A UN ESPECIALISTA