Maternidad y trabajo, ¿son compatibles?

Sos mamá y tenés una carrera profesional: ¿cómo compatibilizar ambas tareas?

Como muchas mamás, seguramente te sentís culpable por tener que reincorporarte al trabajo y separarte de tu bebé. Sin embargo, no tenés que sentirte mal por tener una carrera, amar tu profesión o necesitar el dinero, hay maneras en que podés combinar ambas tareas con éxito:

* Si ya te reincorporaste a la vida laboral y tu trabajo no es de media jornada, seguramente tendrás que destinar parte de los ingresos de la familia a un jardín maternal. En ese caso, hacé números ¿te conviene? Quizás, si te lleva mucho de tus ingresos, convenga trabajar desde casa, plantear con tu empleador un régimen mixto o evaluar si ese trabajo es tu única opción laboral.

* Si estás en pareja, podés compartir las tareas de la casa y la atención del bebé, de manera que no te agobie demasiado. Si no, evaluá contar con alguien que te ayude a limpiar o mantener la casa en orden, porque cumplir con todas las tareas al mismo tiempo puede resultar extenuante hasta para la mamá más activa.

* Cuando llegues a casa, procurá desconectarte completamente del trabajo. Con los teléfono inteligentes, tabletas y otros dispositivos podés estar conectada todo el tiempo, pero destiná ese rato a procurarte calidad de tiempo con tu bebé, trabajá en tu conexión con él y en sus necesidades, sin distracciones.

* Si por la mañana madrugás, dejá la noche anterior todo lo necesario para que al otro día no tengas que correr y de paso, disfrutes de un rato más de tu bebé antes de irte al trabajo.

* Tratá de encontrar un momento para vos, de deporte, hobbie o distracción. Mejorará tu predisposición hacia el trabajo, la casa, el bebé y tu pareja. Aunque sea poco tiempo por semana, asegurate de que sea inamovible y constante en el tiempo.


Compartí este artículo

¿Tenés una duda médica?

Consultá a un especialista. Podés hacerlo ahora mismo desde el Club.

CONSULTÁ A UN ESPECIALISTA