Todavía no hablan, pero ya nos dicen cosas

El proceso de aprendizaje del lenguaje lleva algunos años. Durante los primeros meses de vida, el bebé se comunica con nosotros de distintos modos: llorando, sonriendo, moviendo los brazos y la cabeza. Las madres y los padres pueden aprender a interpretar los mensajes de sus pequeños bebésy ayudarlos a que se comuniquen mejor.

“¿Y ahora por qué llora?”… Ser madre no implica únicamente disfrutar y amar a un hijo, también requiere paciencia muchas veces, y cualquier madre que haya escuchado a su hijo recién nacido llorar mucho a lo largo de una tarde o de una noche se hará esta pregunta. Y es que los bebés, cuando son muy chicos, sólo conocen el llanto como forma de comunicación. Esta tendencia a llorar se irá apaciguando a medida que el bebé adquiera otras herramientas.


Primeros cuatro meses del bebé


Dado que la primera manifestación de comunicación del bebé es el llanto, será difícil distinguir cuándo el bebé quiere o necesita algo, y cuándo llora sin ninguna razón. Los bebés a veces lloran simplemente porque se sienten desbordados por la gran cantidad de nuevos estímulos que reciben del mundo. Hasta hace poco, ellos estaban bien protegidos del mundo externo en el útero materno. Por lo tanto, no nos debemos preocupar en exceso cuando no entendemos por qué llora el bebé. En todo caso, si el llanto es muy persistente, podemos consultar al médico para mayor tranquilidad.


En estos primeros meses de vida del bebé, veremos las primeras reacciones del bebé a nuestra voz: silencio, sonrisas o movimientos excitados de los pies y las manos. Son los primeros signos de interacción del bebé con gestos: el responderá y esperará que le respondan. La voz de los padres es un motivo de satisfacción, así que es bueno hablarle y prestarle atención, devolverle las sonrisas y festejar sus primeros sonidos.


Del cuarto al octavo mes del bebé


En esta etapa el bebé ya es conciente de que el llanto capta la atención de los padres. Esto incluirá ventajas, como la posibilidad de que el bebé sepa cómo llamarnos, pero también desventajas. La principal desventaja es que el bebé en esta nueva etapa puede empezar a llorar únicamente porque esta aburrido o enojado. También comenzarán a llamar nuestra atención tosiendo. Es conveniente no retarlos cuando hacen esto, pero sí es bueno que sólo veamos qué le pasa cuando dejó de toser, para que el bebé no aprenda a usar este medio cada vez que quiere algo.


Del octavo al doceavo mes del bebé


Durante estos meses, el bebé ya juega más con el lenguaje y puede formular palabras como papá y mamá. Pero también se dan otros hitos en su formación: para esta edad, generalmente los bebés ya pueden gatear o caminar. Por lo tanto, su exploración del mundo y su conciencia sobre su cuerpo es mucho mayor.


En esta etapa, los padres y las madres deben estimular el lenguaje de sus hijos hablándoles y respondiendo a sus juegos con las palabras. Pero también tendrán la ventaja de que el bebé ya sabe apuntar a las cosas que quiere, y también aprende a mover la cabeza para decir que sí o no. Por lo tanto, podemos mejorar nuestra comunicación con nuestro bebé pidiéndole que apunte a las cosas que quiere, y preguntándole con palabras y gestos si le gustan o no ciertas cosas, como la comida, la música, etc.


La comunicación con nuestros hijos es un aspecto fundamental de su desarrollo. Por eso, es bueno que estemos atentos a sus gestos, pero también que tengamos conciencia de qué es lo que nos pueden decir en cada etapa, para no frustrarnos cuando no entendemos y para no exigirles que se expliquen mejor cuando no pueden.

 

Fuente: Kid´s Health.


Compartí este artículo

¿Tenés una duda médica?

Consultá a un especialista. Podés hacerlo ahora mismo desde el Club.

CONSULTÁ A UN ESPECIALISTA