Cómo cuidarse durante la lactancia

¿Qué comer durante la lactancia? ¿Cuáles son los mejores hábitos a incorporar?

Después del parto, luego de pasar por un proceso de cambios, el cuerpo vuelve a la normalidad. Pero aún el bebé es un ser indefenso que necesita de su mamá para alimentarse. Durante la lactancia materna, la mamá debe cuidar su salud y todo lo que consume, incluso más que en el embarazo. No sólo debe alimentar correctamente al bebé, sino también evitar consecuencias futuras para su propio cuerpo.

Obtener una mejor calidad de nutrientes con una dieta sana, equilibrada y natural, sin el consumo de suplementos vitamínicos o minerales, es parte del día a día de la mamá lactante. Esto se debe a que todo lo que consume puede repercutir en la calidad de la leche, por lo que se recomienda comer cantidades generosas de frutas y verduras, panes y cereales integrales, productos lácteos y alimentos ricos en proteínas (canes, pescados y legumbres). A su vez, es fundamental tomar suficientes líquidos para mantenerse hidratada.

El cuidado de los pechos

  • Se debe llevar un corpiño adecuado, en el mercado hay varios modelos para lactancia, con buena sujeción a la espalda, sin aros y de fácil de abrir. El corpiño es conveniente llevarlo tanto de día como de noche (mientras dure la lactancia) y colocar unos protectores de lactancia para evitar la molestia de mojar la ropa con la subida de la leche.
  • Realizar ejercicios y caminar erguida permite evitar los dolores de espalda.
  • El mejor remedio para los pezones dañados es la leche materna. Con pequeños masajes utilizando la propia leche materna, se encuentra un alivio inmediato.
  • Hay que evitar las actividades bruscas, las lociones y jabones con una dosis de desodorante de ambiente. Es aconsejable realizar gimnasia ligera y practicar natación para obtener firmeza.
  • Conviene evitar los jabones y las lociones que resequen la piel, ya que con la succión se pueden abrir grietas y provocar pequeñas heridas. Tampoco es aconsejable el uso de jabones y cremas con perfumes, que pueden provocar el rechazo de la leche materna.
  • Hay que tener la precaución de secar muy bien los pechos para evitar que la leche se seque y forme grietas en la piel reseca.
  • En caso de que se hayan formado grietas, es mejor utilizar protectores de siliconas para poder seguir amamantando sin dolor, y las grietas podrán curarse más rápidamente.
  • Para evitar problemas, es conveniente no dejar pasar mucho tiempo entre tomas, para evitar que se congestionen los senos.

En caso de que el dolor persista y tengas dudas a la hora de amamantar, puedes recurrir al médico para despejar las dudas y realizar un control.


Compartí este artículo

¿Tenés una duda médica?

Consultá a un especialista. Podés hacerlo ahora mismo desde el Club.

CONSULTÁ A UN ESPECIALISTA