¿Cómo lidiar con los primeros berrinches?

Los primeros berriches nos dejan descolocadas: ¿qué hacemos cuando el pataleo no para? Leé algunos consejos acá.

Los niños crecen a una velocidad increíble, y es importante que vos como madre puedas adaptarte al ritmo de los cambios que se producen. El destete, los primeros dientes, empezar a caminar… son muchas las etapas que un bebé inevitablemente debe enfrentar ¿Vos estás lista para afrontar los primeros  berrinches y caprichos de tu hijo?

Antes de empezar hay algo que es absolutamente necesario que sepas para evitarte auto cuestionamientos: la situación incómoda es ineludible y va más allá de la educación o atención que le brindes al pequeño. Entonces, ¿por qué se producen los berrinches? Parte de esta mezcla de enojo, histeria y necedad tiene su porqué en las hormonas. En pleno crecimiento, tu hijo tiene que aprender no sólo a aceptar la frustración sino también lidiar con un mar de hormonas hiperactivas, lo que sin dudas no es una tarea fácil.

Ahora que tenés claro el origen del problema te preguntarás ¿Cómo manejo ese momento de crisis? Si bien encontrarás muchas recomendaciones, hay algo en común en casi todos los consejos: en ese momento de llanto y gritos tu hijo está tratando de conseguir tu atención mediante manipulación, entonces lo mejor para el caso es mostrarte serena y no competir con el pequeño en una escala de enojos. Vos sos el adulto y tenés que controlar el berrinche con astucia.

El show se acaba cuando no hay público. Cuando la crisis estalle en público lo más recomendable es demostrarle al niño que no es el centro de atención, esto lo lograrás separándolo del lugar donde comenzó el problema, quedándote sola con él y esperando. En cuestión de minutos entenderá que nadie responde a su accionar y se calmará.

¿Vos ya pasaste por los primeros caprichos de tu hijo? ¡Contános cómo los manejás!


Compartí este artículo

¿Tenés una duda médica?

Consultá a un especialista. Podés hacerlo ahora mismo desde el Club.

CONSULTÁ A UN ESPECIALISTA