¿Hora de dejar los pañales?

¿Cómo saber si tu bebé puede dejar los pañales? Acá te lo contamos

El control de esfínteres (es decir, el control de tu bebé para hacer pis) es parte constitutiva del proceso de maduración biológica, emocional e intelectual del niño. Para que ello ocurra, es imprescindible que el bebé descubra, conozca y tome control de su cuerpo.


Para saber si tu hijo está preparado para dejar de usar los pañales, podés prestar atención a ciertos signos y conductas que demuestran que se encuentra madurativamente desarrollado para iniciar el proceso:


    * Ha comenzado ya a desplazarse sólo (gateo – caminata).

    * Puede permanecer hasta tres horas sin mojar el pañal

      Comienza a tener signos externos de molestia o irritación antes de hacer pis en el pañal.

    * Se queja o le molesta tener el pañal mojado.

    * Puede avisar si se hizo pis en el pañal y pide que lo cambien.

    *  Puede pasar ratitos de tiempo entreteniéndose solo sin necesidad de que lo estimules en todo momento.


Si tu hijo ya exhibe todos o la mayoría de estos indicadores, es probable que esté evolutivamente preparado para dejar de usar pañales y será él mismo quien comenzará, con ayuda de sus padres, a transitar el control de esfínteres.

La mejor manera de ayudarlo es acompañándolo sin presionarlo diciéndole “¡vos podés! o “casi  llegamos” o comparándolo con otros niños. Esto si bien podría parecer estimulante, resulta una gran presión para el niño, y por lo tanto es altamente contraproducente cuando buscamos enseñarle a hacer pis solo.


Tampoco lo premies con regalitos ni promesas si lo logra ni lo castigues verbal o físicamente si no lo hace. Antes de empezar a quitarle los pañales, podés ir enseñándole cómo se utiliza el inodoro – o comprarle uno propio adecuado a su tamaño – de forma que ya esté familiarizado con ese objeto nuevo.


Al principio es muy probable que pida ir al baño y no logre contener sus esfínteres antes de llegar, pero de a poco, irá manejando los tiempos, anticipándose el tiempo suficiente para lograr llegar al baño o extendiendo el tiempo que es capaz de retener sus heces.


Cuando detectes que ya está dentro de sus posibilidades empezar a usar ropa interior, puede empezar a utilizarla, sin que ensuciarla signifique un reto o un retorno a la etapa anterior. Las primeras semanas es aconsejable que utilice ropa interior de día y pañales de noche y durante sus siestas, ya que la retención durante el sueño es mucho más difícil de adquirir.


Finalmente, cuando se despierte varios días seguidos con el pañal seco, será el momento propicio para reemplazar el pañal nocturno por ropa interior. Habrá sido un proceso natural y relajado vivenciado como un logro en el que, en un ambiente calmo y contenedor, lo pudiste acompañar y compartir con él algo muy importante en su desarrollo.


Si bien al ocurrir esto, gran parte del proceso está logrado, tenés que tener en cuenta que frente a determinadas situaciones conflictivas para el niño, o en casas ajenas, puede perder el control de sus esfínteres. Durante los primeros meses, tenemos que prever que esto puede ocurrir, y llevar con nosotros una muda de ropa para poder cambiarlo en caso de que surja este inconveniente.


Compartí este artículo

¿Tenés una duda médica?

Consultá a un especialista. Podés hacerlo ahora mismo desde el Club.

CONSULTÁ A UN ESPECIALISTA