Los provechitos del bebé

El eructo tiene una función: ¿sabés cuál es y para qué sirve?

Cuando nuestro bebé se alimenta, es perfectamente normal que trague un poco de aire cada tanto. Esas burbujas de aire pueden impedirle seguir comiendo o provocarle que escupa la comida o la vomite. Por lo tanto, un aspecto importante de la alimentación es ayudar al bebé a eructar.


Cómo hacer para que el bebé eructe


Para que el bebé eructe, basta con golpear suavemente su espalda con la palma de la mano repetidas veces. Hay varias posiciones en las que podemos acomodar al bebé para hacerlo. Aquí destacamos tres de ellas:


1. La primera es la posición clásica: tenés que apoyar al bebé sobre tu pecho, con la cabeza apoyada sobre el hombro. Una mano la debés utilizar para sostener al pequeño, mientras que la otra palmea la espalda del bebé suavemente.


2. Otra posición menos común, pero que algunas mamás y papás usan, consiste en apoyar la panza del bebé contra uno de los muslos. Es importante que con una de las manos sostengamos la cabeza del bebé, que debe estar a una altura mayor que su pecho. La otra mano se usa para palmearlo en la espalda.  


3. Una alternativa más es sentar al bebé mirando hacia delante en una de nuestras piernas. Nuevamente, una de las manos se usa como sostén: esta vez, la parte baja de la palma de la mano se apoya en el pecho del bebé y la parte superior de la mano sostiene el mentón. Como siempre, la otra mano se usa para golpear suavemente la espalda.


Cuándo hacer que el bebé eructe


Puede ser que al principio no nos demos cuenta de cuándo el bebé necesita eructar. Siempre que el bebé se alimenta, es bueno atender a sus señales de molestia: a veces se deben a que no quiere seguir comiendo, pero muchas veces la causa es que el aire que tragó lo incomoda y necesita expulsarlo antes de continuar alimentándose. Por eso, cada vez que lo veas inquieto ayudalo a eructar.

Como rutina, es conveniente hacer eructar al bebé cada 5 minutos cuando se alimenta de los pechos, y cada 90 milímetros cuando toma de la mamadera. Además, es recomendable ayudar al bebé a eructar cada vez que termina de comer, para que luego no sienta molestias por los gases.

Por último, en los primeros seis meses conviene sostener al bebé derecho luego de que se alimenta, para así evitar que escupa o vomite la leche con facilidad.

 


Compartí este artículo

¿Tenés una duda médica?

Consultá a un especialista. Podés hacerlo ahora mismo desde el Club.

CONSULTÁ A UN ESPECIALISTA